Las dinastías egipcias (II)

Hola a todos, espero que estéis bien.

En el anterior post explicaba quién fue el artífice de la organización de los faraones egipcios a lo largo del tiempo, muchas gracias por leerlo. En esta continuación, vamos a ver cómo la historiografía ha articulado la civilización del Nilo, y sobre todo, a qué época corresponden los grandes monumentos, en qué momento se suceden esos acontecimientos traumáticos que provocan un cambio de era y lo más importante e interesante, quienes fueron los faraones más importantes y los mas celebres del apasionante mundo antiguo egipcio…vamos allá.

(Esto es un resumen MUY RESUMIDO…no sabéis lo que da de sí el TEMAZO)

Antes de comenzar, creo que es necesario señalar cuál era la situación de Egipto previamente, ya que así se entenderán varios aspectos que se tratarán durante el post. A diferencia de otras culturas, sobre todo las asiáticas, en las que prima la existencia de ciudades-estado, Egipto presenta asentamientos neolíticos en el norte (Delta del Nilo), y en el sur (Valle del Nilo), de ahí que los procesos reunificadores sean claves a la hora de establecer esos acontecimientos que comento líneas atrás.

PERIODO TINITA, DINASTÍAS I y II (3200 – 2600 a. de C.): Aunque existen varias teorías al respecto, es aceptada la que establece a Narmer como fundador de la primera dinastía egipcia, quien según Gonzalo Bravo reunifica por primera vez el imperio hacia el 3200 a. de C. Esta época recibe su nombre de la ciudad de Tinis, cercana a Abidos, y que será la capital durante las dos primeras dinastías.

1200px-Narmer_Palette

Paleta de Narmer, h. 3000 a. de C. Museo de El Cairo.

IMPERIO ANTIGUO, DINASTÍAS III – VI (2650 – 2181 a. de C.). EMPIEZA LO BUENO.

Se establece la capital en Menfis, ciudad ubicada entre el delta y el valle del Nilo, por lo que se aprovecha su ubicación para un mejor control de los dos reinos, el Alto y el Bajo Egipto. El primer faraón destacado es Zóser, o Djoser, que será quien construya la primera pirámide egipcia, la célebre pirámide escalonada de Saqqara, ubicada al sur de El Cairo, dentro de un extenso complejo funerario. Además, nos ha llegado el nombre del arquitecto…Imhotep, sí, el mismo nombre del malo de la peli “La Momia”.

Es también durante el Imperio Antiguo cuando se construye esto…

piramides

Si amiguitos, las pirámides se levantaron en la época más antigua de la historia egipcia, cuando se supone que los estudios, las técnicas y las herramientas deberían ser aún rudimentarias, los tíos levantaron esta maravilla y porqué no decirlo, estas monstruosidades arquitectónicas. Se conocen 90 construcciones piramidales a lo largo de Egipto, la gran mayoría en las cercanías de la capital, aunque sin duda las más célebres son las de Giza. Las tres grandes pirámides, tumbas de los faraones Keops, Kefrén y Mikerinos, se construyeron durante la IV dinastía, aproximadamente hacia el 2500 a. de C., y es la única de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo que quedan en pie. Creedme cuando os digo que esa sensación de sobrecogimiento y admiración exagerada no la he sentido en ningún momento de mi vida…sólo cuando estuve enfrentado a ellas.

Uno de los últimos faraones de la dinastía V, Unas, plasmará por primera vez los Textos de las Pirámides, que nos permiten conocer la religión funeraria de ese tiempo

En la dinastía VI, además de abandonarse el desarrollo de estos colosales construcciones, se toman una serie de decisiones políticas que desmembrarán el imperio. Se designa a un alto funcionario como gobernador de las provincias del sur, llamados nomos, quedando al frente de cada uno de ellos un nomarca, que en un primer momento era nombrado por el faraón, pero que se convertiría en hereditario y por ende, independiente de alguna forma de Menfis. El poder de estos cargos crecerá, llegando al punto de disputar la corona real, provocando el desmembramiento del imperio, ya que estos nomarcas según que casos llegaban a autonombrarse soberanos del alto y del bajo Egipto.

PRIMER PERIODO INTERMEDIO, DINASTÍAS VII – X (2181-2050)

Se caracteriza por la presencia de numerosos monarcas efímeros, con la consiguiente crisis política y por extensión económica. No existe una figura prominente o destacada que permita afirmarle como soberano de todo Egipto ya que a lo largo de estos casi 150 años el poder del país se encuentra en continua disputa, y no será hasta la llegada de un príncipe de Tebas, Mentuhotep, cuando se reunificará en una misma figura el Alto y el Bajo Egipto, iniciando entonces el denominado Imperio Medio.

mentuhotep4

Mentuhotep II

Surgen en este periodo los Textos de los Sarcófagos, que provienen de los Textos de las Pirámides del Imperio Antiguo, y se presentan en los sarcófagos ya que la nueva nobleza se cree con al capacidad y rango suficiente de inscribir en sus féretros las oraciones que antes estaban únicamente permitidas a los faraones.

IMPERIO MEDIO, DINASTÍAS XI-XII (2050-1750)

Si bien es Mentuhotep el que hace una reunificación en el plano militar, es realmente su sucesor Mentuhotep II, el fundador del Imperio Medio. En el apartado artístico, se desarrolla una nueva tipología funeraria, los hipogeos, que son tumbas excavadas en la piedra, que normalmente tenían tres cámaras, que surgen por motivos de seguridad, para evitar los saqueos que sufrieron las pirámides del Imperio Antiguo, ya que su ubicación era desconocida. Existen excepciones a este tipo de tumbas, como es el propio templo funerario de Mentuhotep II, que se encuentra en Deir el-Bahri, junto al espectacular (y muy reconstruido) templo de la reina Hatsetsup.

Templo de Hatsepsut

Templo de Hatsetsup en Deir el-Bahri. A su izquierda se aprecian los restos del gran templo de Mentuhotep.

El periodo de mayor esplendor de esta época corresponde con el reinado del faraón Sesostris, quien levantará una de las últimas pirámides, y en cuyo reinado está ambientado Sinuhé el egipcio, una gozada de libro.

SEGUNDO PERIODO INTERMEDIO, DINASTÍAS XII-XVII (1750-1550)

La llegada de nuevos pueblos al delta del Nilo inicia un nuevo tiempo de crisis política en Egipto. No queda claro si este establecimiento se realiza de forma violenta o si bien se corresponde con un largo proceso de inmigración que resultará en una mayoría extranjera en la zona. Entre estos pueblos destacarán los hicsos, quienes fundarán una nueva capital en Avaris y una nueva dinastía, asimilando con ello tanto el sistema político egipcio como el sistema religioso y funerario, adaptando eso sí, alguno de sus dioses al panteón egipcio. Pasado un tiempo, consiguen controlar la antigua capital Menfis llegando a tener bajo su dominio una importante extensión territorial, sin llegar a Tebas.

Como curiosidad…los hicsos fueron quienes introdujeron en Egipto el caballo y el carro de guerra, algo que les vendría muy bien a la larga a los reyes egipcios como veremos más adelante.

Será Ahmosis quien expulsará a los hicsos, unificando de nuevo el reino bajo un único gobierno, comenzando el esplendoroso Imperio Nuevo.

IMPERIO NUEVO, DINASTÍAS XVIII-XX (1550-1070)

Como decimos, se corresponde con el periodo de mayor esplendor de la civilización egipcia en todos los aspectos, así que vamos a intentar explicarlo y resumirlo de la mejor manera posible.

POLÍTICA: Durante la dinastía XVIII, Ahmosis traslada la capital a Tebas (Luxor) y estabiliza el gobierno. Tutmosis I inicia una política imperialista y se realizan exitosas expediciones militares hacia el noroeste, llegando con Tutmosis III al Éufrates, a la península de Anatolia (actual Turquía) y a diferentes islas del Egeo, Egipto en su máximo esplendor. Se produce la “revolución amárnica” propiciada por Amenofis IV, Akhenaton, tema que explico en los posts Akhenaton, el Faraón Romántico (I)Akhenaton, el Faraón Romántico (II). ¿Sabéis quien sucede a Akhenaton?…pues ni más ni menos que Tutankhamon, que ha pasado a la historia no por la importancia de su reinado, sino porque el tesoro de su tumba es el única que ha llegado completo a nuestros días, y porque es con él, con quien finaliza la dinastía XVIII.

akhenaton

Faraón Akhenaton

El periodo de las dinastías XIX y XX se denomina ramésida, por la gran cantidad de faraones que adoptan el nombre de Ramsés, entre los que sin duda destaca Ramsés II. Es fundamental la batalla de Kadesh (h. 1300 a. de C.), en la que Ramsés II consigue finalmente un tratado de paz con los hititas, aunque si atendemos a los relieves del templo de Abu Simbel, en donde se plasman escenas de la batalla,  parece que ha conseguido una victoria aplastante.

ARTE: Amenofis I será el primer faraón enterrado en el celebérrimo Valle de los Reyes, cercano a Tebas. En el Valle son enterrados numerosos faraones del Imperio Nuevo en hipogeos, tipología establecida en el Imperio Medio, y es en estas tumbas donde encontramos los mejores ejemplos de pintura egipcia. Se levantan los templos de Luxor y Karnak, siendo este último el espacio religioso más extenso del mundo. Además, se desarrolla un nuevo tipo de templo, denominado speos que tiene la peculiaridad de que está excavado en la roca, siendo el más destacado esta maravilla…

Templo de Abu Simbel

Templo de Abu Simbel.

El Imperio Nuevo terminará con la dinastía XX, ya que fue común la incorporación de militares extranjeros, libios concretamente, a la corte del faraón, consiguiendo con el paso de los años alcanzar el poder y comenzando la llamada “Baja Época”.

TERCER PERIODO INTERMEDIO Y BAJA EPOCA. DINASTÍAS XXI-XXXI (1070-320)

Se trata de un periodo en el que suceden temporadas de cierta estabilidad con fases de dominio extranjero. Hasta la dinastía XXVI (Tercer Periodo Intermedio) hablamos de reyes egipcios, y se experimenta tranquilidad tanto interior como exterior. Comercio con los fenicios y nuevas rutas hacia el mar Negro, y será bajo el gobierno de Nekao, en la misma dinastía XXVI, cuando Egipto desarrolle un cierto desarrollo económico y cultural.

Con la invasión persa, comienza la denominada Baja Época, en la que hay una sucesión de dinastías persas (XXVII y XXX), y egipcias (XXVII y XXIX), que culmina con la conquista de Egipto por Alejandro Magno. Se denomina “Época Ptolemaica” ya que será su general Ptolomeo quien herede Egipto a la muerte de Alejandro en el 323 a. de C. Es en este periodo cuando se construya el maravilloso templo de Edfu, que ha llegado a nuestros días prácticamente intacto ya que permaneció enterrado a lo largo de los siglos.

edfu

Templo de Edfu

La dinastía XXXI finalizará en el 30 a. de C., con la llegada de Roma, y la muerte de la última gobernante ptolemaica de Egipto, Cleopatra.

 

 

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario