La cúpula de Florencia, obra cumbre de la Historia del Arte

La cúpula de la Catedral de Sta Maria del Fiore de Florencia, es una de las construcciones más importantes de la Historia del Arte, y personalmente, una de las que mas me ha impresionado desde siempre. Ésta entrada la publico para complementar a la anterior, con la intención de dejar a Brunelleschi a la altura que merece, que es la de un auténtico genio del Renacimiento, y por extensión de la Historia.

Para demostrarlo, os transcribo la explicación en donde se detalla la técnica constructiva de la cúpula y un poco de Historia de la misma y de la Catedral.

 

La catedral de Florencia comienza a construirse en 1296 y se termina a finales del s. XIII.

Su primer arquitecto fue Arnolfo di Cambio (también había sido escultor), pero éste muere en 1301, habiendo dejado muy bien las trazas de la catedral (una catedral de estilo gótico toscano con tres naves).     

En 1387, el organismo que administraba la construcción “la opera del duomo”, aprueba una maqueta que tenía mucho que ver con lo que Arnolfo había planteado antes, y todo maestro que llevara a cabo las obras, debía jurar que seguiría la maqueta.   

Todo iba adelante con la excepción de que no tenía cúpula sobre el crucero, por lo que los 42 metros de diámetro de la cúpula estaban al aire libre.

Acabó el siglo XIV y no había nada que hacer, a excepción de obras escultóricas y poco más.

[Sabemos q estaba previsto que fuera cúpula gracias a una pintura del s. XIV que encontramos en la capilla de los españoles de Santa María Novella, en la que aparece la cúpula dibujada].

Para levantar la cúpula, primero había que poner la cimbra (armadura de madera), a partir de la cual se construiría la cúpula. Pero en estos momentos, no había gente capaz de construir una cimbra de ese calibre, lo que condujo a la corporación de los especialistas de la madera a una crisis.

Intentarán solucionarlo construyendo un tambor, lo cual fue peor, porque aumentaba la altura pero el agujero no disminuía, lo que complicaba aun más la construcción de la cúpula.

El problema de la cúpula se estaba convirtiendo en una vergüenza nacional, digno de burla, ya no era sólo un asunto arquitectónico, sino que se jugaban el honor de Florencia. Así que en un intento desesperado por solucionar esto, se convoca en el 1418 un concurso, al que se presentarán Brunelleschi, Donatello y Ghiberti entre otros.

Los patrocinadores de la obra fueron los miembros de la cofradía de el “Arte de la Lana”, y el asunto principal era que había que construir la cúpula sin cimbra, pues seguían sin gente capacitada.

Cuando Brunelleschi se presentó al concurso, seguramente no tenía trazas ni proyectos, pero era consciente de que con lo que había aprendido podía hacerlo. Al principio se le presentaron muchas dificultades, tuvo que solucionar algunas cuestiones técnicas:.

             – La cúpula es apuntada porque así los empujes eran menores.

            – Hizo dos cúpulas aprovechando el ancho del tambor que era de 4 m. Una sobre el borde interno y otra sobre el borde externo del tambor, haciendo el interior hueco y transitable. Con esto se vacía mucho y se reduce su peso, ya que no tiene cimbra.

           –  La cúpula se fue levantando en espiral, apoyando lo que iba haciendo sobre lo anterior.

              – Material: empezó con piedra para el asentamiento y continuó con ladrillo para aligerar peso. COLOCÓ LOS LADRILLOS EN “ESPINA PESCE” (espina de pez), lo que permitía un encaje mucho más seguro (esto no se hacía desde la época romana)

-          Lanzó 8 grandes arcos con grandes nervios que tenían entre sí otro par de nervios a la vez.

-          No tiene clave

-          Tuvo que inventar ciertas grúas y aparatos para poder seguir adelante con la obra.

Algunos calculan que para 1425 ya estaba hecha en un tercio, y que hacia el año 1436 se terminó, pero sin linterna.

[Simultáneamente, en 1420, Brunelleschi se enfrascó en diversas obras paralelas, y en 1423 recibió el título de maestro mayor]

La cúpula no es un elemento más, sino un elemento definitorio de Santa María del Fiore, que le da sentido a la catedral.

La cúpula tiene un papel muy importante respecto al espacio. Santa María del Fiore era una iglesia de 3 naves con un claro sentido longitudinal, pero al levantar la cúpula esto queda transformado, ya que al llegar al crucero te encuentras con una elevación de 106 metros hasta la linterna, por lo que aparece también un sentido vertical que compensa.

Al interior, la cúpula es lisa, sin nervios marcados, por lo que el espacio va hacia arriba sin interrupciones.

Éste “vacío” de dentro, se convierte en un juego volumétrico por fuera, al marcar las direcciones con los nervios. Además, la cúpula agrupa por fuera los volúmenes de la cabecera trebolada de la catedral a la que Brunelleschi añade 2 absidiolos.

El 25 de marzo de 1436 se consagra la cúpula acabando con la vergüenza florentina.

Un año antes de esto, Alberti visita Florencia, y escribe en uno de sus tratados lo siguiente: “es tan amplia como para cubrir con su sombra a todos los pueblos toscanos”.

About these ads
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s